Carbon Market Watch

Carbon Market Watch (antes CDM Watch) monitorea los mercados de carbono y aboga por una protección justa y eficaz del clima.

El proyecto MDL Barro Blanco – obstáculo para la paz (¡Opina! #1)

05 Nov 2012

Por Oscar Sogandares, Vocero Asociación Ambientalista de Chiriquí

Mucha agua ha corrido bajo el puente del Tabasará, el sitio de las protestas históricas de Panamá. Barro Blanco es sólo la última presa prevista para este histórico río de nombre de su jefe Ngäbe indígena en su lucha contra los españoles. Los Ngäbes y su Movimiento 10 de abril se han resistido hasta ahora y exigen la protección de sus derechos y recursos. Todas las concesiones que se otorgaron sin su aprobación, incluyendo el polémico proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, deberán ser canceladas.

Los Ngäbe Bugle, el mayor grupo de pueblos indígenas de Panamá, salieron a las calles a principios de este año para exigir que todas las concesiones otorgadas sin su aprobación, incluyendo el controvertido proyecto de la presa de Barro Blanco, se cancelaran. Estas protestas, que habían bloqueado la carretera Panamericana por más de una semana, se derivaba de la negativa de los legisladores para incluir el artículo 5 de la propuesta de ley 415-según lo acordado, que prohibiría todas las concesiones mineras e hidroeléctricas en la Comarca Ngäbe Buglé.

La violenta represión por el presidente Martinelli contra los pacíficos manifestantes Ngäbe dejó tres muertos e hirieron a más de un centenar. Las comunicaciones habían sido cortadas y los derechos humanos fueron violados. Los menores de edad eran golpeados y rociado con gas pimienta mientras estaban esposado. La policía allanaba los hospitales para secuestrar a los heridos. Incluso hubo casos de mujeres violadas Ngäbe detenidos por agentes de policía, incluyendo a un menor de 13 años. Ver: Informe Final de los Derechos Humanos misión de investigación de los hechos.

Las negociaciones de paz entre el gobierno y la Comarca Ngäbe Buglé terminaron en un acuerdo de compromiso entre los dos partes que resultaron en la aprobación de la Ley Especial 11, en vigor desde abril. Esta nueva ley anulaba las concesiones mineras y se prohíbe la minería en el futuro. También establece que los proyectos hidroeléctricos en el futuro que el gobierno planea en el territorio estarán sujetos a la aprobación de las autoridades indígenas y el referéndum de los residentes de la zona. La Comarca Ngöbe-Buglé deberá recibir el 5% de la facturación anual de los proyectos. Sin embargo, la polémica presa de Barro Blanco seguirá adelante – las concesiones hidroeléctricas ya otorgadas no serán suspendidos. Una revisión del EIA del proyecto se acordó para salir del estancamiento.

Ni Hidroeléctrica, Ni Minería

Yo había asistido a una reunión de base con la cacica Silvia Carrera, explicando el acuerdo. Fui uno de los pocos “Sulia” o no Ngäbe -permitidos. Las reacciones no eran tan favorables. Existía disidencia importante dentro de los Ngäbe. El público reclamaba que su sacrificio no justificaba una regalía de apenas el 5%, sino una prohibición total. El equipo de la Cacica contestó que todos los proyectos futuros tendrán que ser consultados y aprobados por referéndum. Los oradores se turnaron para expresar su oposición, pero finalmente le dieron un voto de confianza. Carrera explicaba que el proceso de negociación se quedo estancado con Barro Blanco y necesitaba la ley para avanzar. La compañía hasta ahora ha completado el 20% del proyecto. El proyecto será detenido temporalmente el 28 de abril de 2012 bajo los acuerdos que permitirán a expertos independientes evaluar el proyecto con sus numerosas incoherencias sin embargo, sabemos de las intenciones del Gobierno para proceder con el proyecto.

El embalse de 259 hectáreas cuadradas de la presa de Barro Blanco llenará las orillas del río Tabasará, con aguas estancadas, sumergiendo con él signos mágicos de una civilización pre-colombina, como estas antiguas inscripciones para siempre. No sólo existen impactos a través de la presa, sino por la deforestación de 50 hectáreas de pristiños bosque de galería y los llamados parcelas de “reforestación” establecidas por la empresa para compensar la tala. La compañía plantara especies exóticas usadas comercialmente, como la teca y el pino. Lamentablemente, la deforestación de esta selva tropical va a destruir el hábitat de especies endémicas de anfibios en “extremo” peligro de extinción como la rana Lluvia Tabasará. Ninguna mención se dio sobre este tema en el EIA. En mi última visita a las orillas del río Tabasará, el coro musical de las cigarras llenaba el aire, y la relajante melodía del agua viva fluyendo a través de sus gigantescas rocas. Esta gloriosa sinfonía de la vida se convertirá ahora en silencio, una vez que este proyecto se construya y ahogara los últimos sonidos de la vida.

Barro Blanco es un proyecto hidroeléctrica  MDL de 28,84 MW  en el río Tabasará . Su propietario, Luis Kafie, magnate eléctrico de Honduras, donde produce el 30% de su energía y enfrenta a una serie de denuncias ambientales. Está siendo financiado por los bancos europeos de Alemania (DEG) y Holanda (FMO). El proyecto fue aprobado con arreglo al régimen de compensación de la ONU en junio de 2011 a pesar de las inexactitudes de su Estudio de Impacto Ambiental y la falta de consultas con los interesados. La presa inundará tierras pertenecientes a la Comarca Ngäbe Buglé – una reserva de propiedad colectiva administrada por el grupo indígena Ngäbe Buglé de Panamá. Más de media docena de municipios a lo largo de las riberas del río en la Comarca serán inundadas y los medios de subsistencia de unos 5.000 agricultores Ngäbe que dependen del río para obtener agua potable, la agricultura y la pesca se perderán irremediablemente. Ver el último Documental de Al Jazeera de people and power ‘Panamá: Valle de los condenados’.

La falta de un verdadero proceso de consulta
La consulta de los interesados locales del proyecto Barro Blanco está lleno de inconsistencias. Las supuestas consultas a los interesados se llevaron a cabo como encuestas anónimas que resultaron en una aprobación dividida de 50-50% resultado de aprobación y rechazo, lo cual es curioso, ya que es bien conocido que la oposición al proyecto en el área es casi unánime. También excluye intencionalmente los pueblos Ngäbe de la encuesta. El 8 de febrero 2008 un foro público se llevó a cabo en Veladero de Tolé. Las comunidades afectadas no fueron invitadas, sino que llegaron de forma inesperada en masa para protestar por el proyecto. No se les permitió la entrada por la policía hasta que los funcionarios de Genisa decidieran finalmente declarar que el evento no era una “reunión de las partes interesadas”, sino simplemente una “reunión privada”.

Costos socio-económicos y ambientales           
Manolo Miranda, uno de los residentes afectados Ngäbe que tendrán que trasladarse si el proyecto avanza, nos dijo que todos los siete pueblos de Nancito, Tabasará Abajo, Quebrada Plata, Cogle, Quebrada Caña, Quebrada de Kia, Nuevo Palomar tendrán que ser reubicadas debido a la inundación de sus pueblos. Su gente será arrancada de raíz y perderán sus parcelas más productivas junto al suelo aluvial del río.

Mayor información:

Comunicado de Prensa conjunto: ‘El proyecto de compensación de carbono de las Naciones Unidas ‘Barro Blanco’ obstaculiza las conversaciones de paz en Panamá’

Informe Final de la Misión de Investigación sobre los Derechos Humanos