Carbon Market Watch

Carbon Market Watch (antes CDM Watch) monitorea los mercados de carbono y aboga por una protección justa y eficaz del clima.

Gases Industriales (HFC-23 & N2O)

23 Oct 2012

HFC-23

HFC-23 es un subproducto no deseado en la fabricación de HCFC-22, un refrigerante y sustituto temporal de los CFC. La destrucción de HFC-23 en las plantas de HCFC-22 en los países en desarrollo puede ser registrada como proyecto MDL lo cual da lugar a la certificación de una gran cantidad de créditos (RCE). Como es muy barato instalar una planta de destrucción de HFC-23 y registrarlo como proyecto MDL, esto se ha traducido en enormes ganancias para las plantas de HCFC-22 y ha creado un incentivo perverso para aumentar la producción de HCFC-22 con el objetivo de ganar dinero con la destrucción del HFC-23 como resultado. Esta es la razón porque se suspendiera la acreditación de estos proyectos en 2010 mediante una normativa y se tornaran medidas más estrictas en el año 2011. Sin embargo, todavía no son lo suficientemente estrictas y aún amenaza con socavar los objetivos del Protocolo de Montreal y la protección de la capa de ozono. Las normas revisadas tampoco se aplican hasta que los proyectos tengan que renovar su período de acreditación. Esto significa que a partir de 2012 hasta el final de los períodos de acreditación (siete años después de iniciar un proyecto), más de 240 millones de créditos serán emitidos bajo las viejas reglas.

Por ello, la UE ha prohibido los créditos HFC-23 del uso de su Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU-ETS por sus siglas en inglés) a partir de abril de 2013. La mayoría de los países de la UE también ha prohibido créditos HFC-23  para uso en los sectores no comerciados, es decir fuera del EU ETS. Sin embargo, dado que los créditos HFC-23  todavía pueden ser objeto de comercio a lo largo de 2012 y teniendo en cuenta que no todos los miembros de la UE han extendido la prohibición a los sectores no comerciables, esta claro que el tema no ha sido aun resuelto por completo en la UE.

Más información sobre compensaciones en la UE  Reglamento relativo a la Directiva EU-ETS sobre la prohibición de Gases Industriales (enlace externo en inglés)

HFC: quién es quiénHCFC-22

  • Una reductor de la capa de ozono y un fuerte gas de efecto invernadero (GEI)  (Potencial de Calentamiento Global: 1810)
  • Se utiliza como una alternativa a los altamente destructoras CFC del ozono (‘freón’) porque daña la capa de ozono menos. Sin embargo, incluso este potencial de menor agotamiento del ozono ya no se considera aceptable. HCFC-22, por lo tanto, se está eliminando gradualmente en virtud del Protocolo de Montreal, para ser remplazados por otros refrigerantes con un menor potencial de agotamiento de la capa de ozono, tales como el propano.
  • Sólo uno de los muchos diferentes HCFC

HFC-23

  • Un gas residual producido en la fabricación de HCFC-22
  • Un GEI muy fuerte (Potencial de Calentamiento Global: 14800)  pero no un reductor de la capa de ozono
  • Sólo uno de muchos HFC.
¿Montreal o Kioto?

El Protocolo de Montreal cubre los productos químicos que destruyen el ozono estratosférico

  • Cubiertos: HCFC-22 para ‘usos que generan emisiones’, como refrigerantes, en donde en algún momento el HCFC-22 se emite a la atmósfera
  • No están cubiertos: el HCFC-22 para el ‘uso como materia prima”, donde el HCFC-22 se convierte en otro producto final que no daña la capa de ozono
  • No están cubiertos: En ambos casos, el HFC-23 se crea como un producto de desecho. Sin embargo, debido a que el HFC-23 no daña la capa de la capa de ozono, no está directamente cubierto. Porque el HCFC-22 emisivo será eliminado, las emisiones  relacionadas con de HFC-23 también serán indirectamente reducidas a través del Protocolo de Montreal. Este no es el caso de las emisiones HFC: -23  procedentes de instalaciones de materia prima del HCFC-22.

El Protocolo de Kioto abarca gases de efecto invernadero

  • Cubiertas: las emisiones de HFC-23 de instalaciones HCFC-22 construidas antes de 2000.
  • No están cubiertas: las emisiones de HFC-23 de las nuevas instalaciones de HCFC-22.

N2O – óxido de nitrógeno

El N2O es un gas de fuerte efecto invernadero (Potencial de Calentamiento Global: 310). Es un subproducto no deseado en dos diferentes procesos industriales; la producción de:

  • Ácido adípico, por lo general se convierte en nailon
  • El ácido nítrico, por lo general convertido en abono.

En 2010, un estudio independiente encargado por CDM Watch presentó pruebas abrumadoras de que los elevados beneficios de los proyectos del MDL de destrucción de N2O en las plantas de ácido adípico daba lugar a fugas de carbono: estos proyectos tenían tan altos márgenes de beneficio que resultó en un cambio en la producción de plantas no-MDL a plantas MDL. Esta fuga de carbono causó un aumento estimado de las emisiones de 13 millones de toneladas de CO2e. La Unión Europea reaccionó poniendo en práctica la prohibición de los créditos de carbono de este tipo de proyecto de su uso en el Sistema de Comercio Europeo de Emisiones (EU-ETS). La Junta Ejecutiva del MDL aún esta por revisar la AM0021 para hacer la línea de base lo suficientemente rigurosas.

Proyectos del MDL de ácido nítrico no parecen causar fuga de carbono, como demostró un estudio independiente encargado por el CDM Watch. Sin embargo, este tipo de proyectos es problemático por otras razones. N2O es normalmente un subproducto no deseado como resultado de la producción de ácido nítrico. La evidencia sugiere que las metodologías existentes (AM0028 y AM0034) provocan un incentivo perverso para no adoptar una tecnología ampliamente disponible que minimiza la formación de N2O porque es más lucrativo para los desarrolladores de proyectos utilizar el MDL y maximizar la producción de N2O para que luego puedan ser destruidos y obtener créditos.

Siga este enlace para ver publicaciones relacionadas a este tema en inglés