Carbon Market Watch

Carbon Market Watch (antes CDM Watch) monitorea los mercados de carbono y aboga por una protección justa y eficaz del clima.

Llamamiento a Panamá para que suspenda el llenado de la presa hidráulica ante el aumento de la preocupación por la violación de los derechos humanos

02 Jun 2016

Las autoridades panameñas han dado luz verde a la inundación del embalse para completar el proyecto de la presa hidráulica Barro Blanco. Las comunidades indígenas afectadas siguen oponiéndose al proyecto y se niegan a abandonar sus tierras en peligro. Carbon Market Watch y otras ONG internacionales han enviado una carta al Presidente de Panamá para instarlo a suspender de inmediato las pruebas de llenado, ya que violan los derechos de las comunidades locales.

El 22 de mayo, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos de Panamá (ASEP) anunció que en los próximos días se iba a iniciar el llenado del embalse de la central hidroeléctrica Barro Blanco. Aunque ASEP indica que la medida es “temporal y permitirá realizar las pruebas necesarias”, el llenado no solo anegará los hogares, tierras y enclaves religiosos de los Ngäbe, sino que también pondrá en peligro su único medio de subsistencia.

En los días posteriores a esta declaración pública y antes de iniciarse el llenado, las autoridades expulsaron a la fuerza a los opositores del campamento en el que se habían instalado al lado del embalse. La nota de prensa de la ASEP señala que el agua alcanzará los 103 metros por encima del nivel del mar el 21 de junio de 2016. Actualmente, semanas antes de la fecha en la que se estima que se alcanzará la cota máxima, el agua del embalse Barro Blanco ya ha llegado al límite del territorio de los Ngäbe-Bugle. En los próximos días, las llamadas pruebas de llenado podrían dañar gravemente a las comunidades Ngäbe y a sus centros ceremoniales afectados por la presa.

El último reducto

Las comunidades indígenas afectadas están decididas a quedarse y defender sus tierras. Junto a las autoridades Ngäbe, han denunciado el proceso de llenado en curso argumentando que viola sus derechos. No han dado su consentimiento al proyecto ni tampoco se les ha notificado de antemano que se iba a llevar a cabo este llenado de prueba. El Ministro de Gobierno de Panamá, Milton Henríquez, ha reconocido que no se ha notificado a los afectados, y pidió disculpas por una “situación que ha podido llevar a confusión”.

Para mostrar su apoyo a los Ngäbe, 10 ONG internacionales enviaron, el 1 de junio, una carta al Presidente panameño y a los bancos que financian el proyecto. En la carta se comunica que el proyecto de la presa viola los derechos de los Ngäbe a dar un consentimiento libre, previo e informado, a tener una vivienda digna, a poseer, utilizar y “disfrutar libremente” de sus tierras y territorios tradicionales y por último, a no ser “desplazados la fuerza” de ellos. En la carta también se insta al Presidente Varela a suspender de inmediato la prueba de llenado.

Respuesta internacional 

Alarmadas por la situación, varias ONG internacionales presentaron en abril una petición al Presidente Juan Carlos Varela en la que se le demandaba la garantía de que el pueblo Ngäbe afectado no sufriría ninguna intimidación ni represión. Hasta la fecha, 100 000 personas han firmado la petición.

Barro Blanco está registrada en el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de la ONU y financiada, entre otros, por bancos de desarrollo alemanes y holandeses. Las ONG han solicitado a los bancos que actúen como inversores responsables y demanden que todas las obras relativas a la presa se interrumpan hasta que se produzca un acuerdo entre todas las partes implicadas.

Escrito por Pierre-Jean Brasier