Carbon Market Watch

Carbon Market Watch (antes CDM Watch) monitorea los mercados de carbono y aboga por una protección justa y eficaz del clima.

Sube el calor en Doha (¡Opina! #3)

04 Dec 2012

Vuelve al boletín ¡OPINA! #3, octubre 2012

Por Anja Kollmuss, Experta en Mercados de Carbono, Vigilancia del MDL

Los mercados de carbono están por la basura y el futuro de estos llamados “mecanismos de flexibilidad” es sombrío. No es de extrañar que los mercados de carbono estén colapsando, nosotros no los necesitamos porque la baja ambición y la crisis económica están reduciendo las emisiones por nosotros. Las próximas negociaciones internacionales sobre el clima (COP 18) se celebrarán a finales de noviembre en Doha, Qatar. Durante dos semanas los delegados de cerca de 200 países negociarán el futuro del planeta. Nuestro mensaje es simple y claro: los países deben aumentar dramáticamente sus compromisos para reducir las emisiones de inmediato, de lo contrario no vamos a tener una oportunidad para evitar los efectos catastróficos del cambio climático.

Se pone caliente

Los precios de las compensaciones del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) y Aplicación Conjunta (AC) se han derrumbado a menos de 1 EUR por tonelada, mientras que el sistema europeo de ‘tope y comercio’ (RCDE-UE) – el mayor mecanismo de operación de este tipo – esta tan gravemente sobre-abastecido que si la UE no interviene, no está claro si el RCDE sobrevivirá. La principal razón de esta caída son las muy débiles metas de reducción de emisiones a los que los países ricos se han comprometido.

Se prevé que las metas serán más altas que las emisiones  sí los países simplemente continúan en su camino de emisiones “business-as-usual”. Esto creará una gran cantidad de nuevo “aire caliente” hasta 2020. Para dar un ejemplo ilustrativo: un país tiene una meta de reducción de emisiones para 2020 de menos 10% por debajo de sus niveles de emisiones de 1990. Sin embargo, se prevé que sus emisiones sean un 15% inferior a sus emisiones de 1990 en 2020. Esto significa que el país se compromete a que se les permita emitir ¡más de lo que realmente haría! Esto conduce a la acumulación de permisos de “aire caliente”: de reducción sobrante de emisión debido a compromisos muy débiles.

Además, en lugar de crear empleos a través de las energías renovables y medidas de eficiencia energética, estamos perdiendo puestos de trabajo y la gente está luchando para llegar a fin de mes en muchos países. Nuestro mensaje es por lo tanto simple y claro: los países deben aumentar dramáticamente sus promesas de reducir las emisiones ahora, de lo contrario no vamos a tener una oportunidad para evitar los efectos catastróficos del cambio climático.

Por qué importa un segundo periodo de compromiso

Las Partes aún tienen que decidir si va a haber un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto (PK-CP2). Hasta ahora, sólo la Unión Europea y algunos países pequeños han declarado públicamente que se unirán KP-CP2. Australia y Nueva Zelanda están todavía a la espera. Los EE.UU., Canadá, Japón y Rusia ya han anunciado que no van a participar. Si logramos llegar al KP-CP2 se excluyen los principales emisores y se basará lamentablemente en promesas insuficientes. Sin embargo, sería mejor tener un KP-CP2 débil que dejar que el proceso multilateral se desintegre por completo. Tal resultado sería caer en el juego de aquellos países que se niegan a tomar acción alguna.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) y la Aplicación Conjunta (AC)

Los problemas del mercado de carbono serán negociados en varias de las vías de negociación en Doha. Las Partes darán sus recomendaciones sobre cómo continuar y reformar al MDL y la AC. Los países no han decidido aún quién podrá utilizar los créditos del MDL y la AC en el próximo período de compromiso. La Vigilancia del MDL cree que sólo los países que se comprometan a KP-CP2 deben ser capaces de comprar o vender esos créditos de compensación. Esto puede proporcionar un incentivo para que los países asuman un objetivo climático vinculante. Las partes también discutirán las reglas para la captura y almacenamiento de carbono, los proyectos forestales y un procedimiento de apelaciones. Seguiremos de cerca esto y publicaremos recomendaciones antes de las conversaciones en Doha.

La AC es el hermano menor del MDL: permite compensación a los proyectos en los países que tienen una obligación de reducción bajo el Protocolo de Kioto. La AC desgraciadamente es conocida por sus cientos de millones de créditos de proyectos que se han ejecutado de cualquier manera, incluso sin la AC. Las normas de la AC son débiles y los países anfitriones pueden emitir tantos créditos como quieran. (Ucrania, por ejemplo, acaba de emitir 18 millones de créditos AC). Los proyectos de la AC deben ser estrictamente limitados a los países que hayan tomado las promesas de reducción de emisiones por debajo de sus emisiones de 2012. 

Nuevos mecanismos de mercado

El año pasado en la COP17 en Sudáfrica, las Partes decidieron establecer un “nuevo mecanismo de mercado” y un “marco de diversos enfoques ” para crear los requisitos mínimos para los créditos bajo el comercio internacional de los sistemas regionales. Se avanzó poco en ambos temas durante las reuniones de este año. Las Partes discrepan fuertemente sobre cuanta supervisión y control de calidad necesitan los nuevos mecanismos de mercado. Es poco probable que lleguen a un acuerdo sobre disposiciones en Doha. Es incomprensible por qué la Unión Europea y algunos otros países están tan interesados en el establecimiento de nuevos mecanismos de mercado cuando no hay demanda para dichos créditos y que la UE no logra reformar su propio sistema de tope y comercio. Sin embargo, muchos sistemas de comercio nacional o regional se están desarrollando de forma independiente de la CMNUCC. Será difícil hacer frente a los riesgos de la doble contabilidad y normas débiles de calidad en dichos sistemas regionales y nacionales. Para garantizar un nivel mínimo de integridad, es importante establecer normas básicas comunes establecidas en el plano de la CMNUCC para dichos mecanismos.

13 mil millones de permisos sobrantes de Kioto  – La amenaza fantasma

Las unidades de cantidad atribuida (UCA) son los permisos comerciables de emisión en virtud del Protocolo de Kioto. Una UCA permite a un país emitir 1 tonelada de dióxido de carbono equivalente (CO2eq). Las reglas actuales del Protocolo permiten a los países llevar todos los derechos de emisión no utilizados a través de su próximo período de compromiso. El excedente del primer período de compromiso (2008-2012: KP-CP1) se estima en 13,1 mil millones de toneladas de CO2. Rusia (5,8 toneladas), Ucrania (2,6) y Polonia (0,8) son los titulares de excedentes más grandes, seguido de Rumanía (0,7), Reino Unido (0,5) y Alemania (0,5). El superávit es más de mil veces superior a la demanda estimada. En las últimas conversaciones sobre el clima en Bangkok (agosto de 2012), el G-77 y China presentaron una propuesta prometedora sobre cómo hacer frente a los excedentes. Se permite sólo el uso interno limitado del excedente mientras no se permite su comercialización. Al final de KP-CP2 todos los excedentes sobrantes tendrían que ser cancelados. Apoyamos esta propuesta y exhortamos a la Unión Europea y otras partes interesadas a que apoyen activamente la eliminación de los excedentes.  Es esencial que los países incrementen sus objetivos de reducción y cierren las lagunas del subsidio antes que cualquier nuevo mecanismo de mercado sea operativo.